TRADUCTOR DE IDIOMAS

SELECCIONAR IDIOMA PULSANDO SOBRE LA BANDERA

domingo, 25 de febrero de 2018

Sonny Liston Vs Muhammad Alí, 25/02/1.964

Tal día como hoy en 1.964 el mundo predijo que Sonny Liston destruiría al joven Muhammad Alí. Alí se proclamaría por primera vez Campeón Mundial de peso pesado.

domingo, 18 de febrero de 2018

MANDO RAMOS vs PEDRO CARRASCO (segundo combate)



Tal día como hoy, hace cuarenta y seis años, Pedro Carrasco se presentaba como Campeón del Mundo, en Los Ángeles, California, para defender el Título de Cameón del Mundo del Consejo Mundial de Boxeo, en categoría peso ligero, ante Mando Ramos, al cual arrebató meses antes en Madrid. Con motivo de la efemérides comparto el vídeo de este combate, segundo combate de la trilogía Mando Ramos vs Pedro Carrasco.

Combate completo retransmitido en español. 

JULIO CESAR CHAVEZ vs. MELDRICK TAYLOR, MARZO 17 de 1990



Combate que fue denominado "el combate de la década de los noventas", entre Julio César Chávez y Meldrick Taylor, por la unificación de los campeonatos de la FIB y CMB de los superligeros, y donde también Ring Magazine lo catalogó como combate del año.

Un duelo de estrategias fue lo que se vivió en 1990 en el Hotel Hilton, de Las Vegas, Nevada.

viernes, 16 de febrero de 2018

EL POTRO DE VALLCAS (primera parte)

En un barrio humilde del Puente de Vallecas, Palomeras, nacería un veintiuno de noviembre de mil novecientos sesenta y siete, Policarpo Díaz Arévalo. 

A la temprana edad de catorce años entró en un gimnasio de Vallecas donde se encontraba entrenado el Lince de Montevideo, Alfredo Evangelista. Posteriormente, entrenaría bajo las órdenes de Ricardo Sánchez Atocha. 

Como boxeador aficionado, se proclamó medalla de oro en los Campeonatos de España en mil novecientos ochenta y cinco, en la categoría de peso pluma. Y un año después con tan solo dieciocho años de edad debutaría en el campo profesional. 

El quince de marzo de mil novecientos ochenta y seis, debutó en Madrid ante Miguel Ángel Rodríguez de Pedro. Logrando una victoria por puntos en combate pactado a cuatro asaltos. Ésta sería la primera de las seis victorias (tres a los puntos y otras tantas antes del límite), que le llevarían a disputar el Campeonato de España ante José Antonio Hernando el cinco de julio de ese mismo año. 

José Antonio Hernando (Diploma Olímpico en Los Ángeles 84), ponía en juego por segunda vez el Campeonato de España que arrebató al gallego Carlos Miguel Rodríguez en Vigo. La primera defensa que realizó fue combate de revancha, volviendo a vencer  Hernando ante Rodríguez esta vez en Madrid. Ambas contiendas las ganaría José Antonio Hernando por puntos, y se presentaba por tanto, con veintitrés años como monarca español, con un récord de diez victorías, una derrota y dos "match" nulos. Por los dieciocho años y seis victorias en seis combates del aspirante Poli Díaz, conocido ya en los mentideros pugilísticos como El Potro de Vallecas. 

En la localidad natal de José Antonio Hermando, Burgos, Poli Díaz lograría proclamarse por primera vez Campeón de España al vencer por puntos a Hernando ante su parroquia. 

El Potro comenzaba a desbocarse, ya que tuvo tiempo para vencer ese mismo mes de julio, concretamente el veintinueve de julio a Carlos Miguel Rodríguez, el veintitrés de agosto volvería a boxear esta vez realizando su primera defensa del Campeonato de España ante Ángel Rodríguez Fernández, al cual vencería por la vía del cloroformo en el cuarto asalto ante la entendida afición almeriense. El doce de septiembre volvería a poner su Título en juego, esta vez ante José Manuel Guervos, Campeonato de España celebrado en la Ciudad Autónoma de Melilla, donde el Potro de Vallecas haría las delicias del respetable, venciendo a su rival en el quinto asalto. 

Finalizaría el año ochenta y  seis, venciendo en el segundo round a Emilio Molero, y exponiendo el cinturón de Campeón de España ante Rafael Sánchez Muñoz, al cual vence también antes del límite en el sexto episodio. 


Poli Díaz, disputó el año de su debut, un total de doce combates, lograría proclamarse Campeón de España y defender con éxito su entorchado nacional en tres ocasiones con diecinueve años recién cumplidos. El entusiasmo y la ilusión que se respiraba en el entorno de Poli Díaz, sin lugar a dudas, estaban más que justificadas por las expectativas que el Potro, a base de rotundas victorias había creado en el panorama pugilístico español, qué junto a Alfonso Redondo y Alfredo Evangelista, el Lince de Montevideo en la fase final de su carrera, hacían soñar a los más nostálgicos con que los gimnasios se volvieran a llenar, y el Boxeo español volviera nuevamente a resurgir cual Ave Fénix, de la profunda crisis en la que estaba sumergido desde finales de los años setenta, fruto de las duras críticas y veto, que parte de la sociedad influyente española  de la época, le hizo al Noble Arte. Consiguiendo qué un deporte de masas con hasta siete Campeonatos del Mundo y cincuenta y nueve Campeonatos de Europa conquistados en la década de los setenta, se convirtiera en poco espacio de tiempo en un deporte minoritario y marginado. 


El Boxeo que desarrollaba el Potro, podría gustar más o podría gustar menos, pero algo estaba claro. Poli Díaz daba espectáculo, ganaba combates, y tenía ese carisma necesario para llenar recintos y colgar el cartel de "NO HAY BILLETES". 

De la mano de Elio Guzmán y Ricardo Sánchez Atocha, el Potro de Vallecas se convirtió por su juventud y meteórica carrera, en la esperanza del Boxeo español, como lo sería Faustino Reyes  para el Boxeo Olímpico español, logrando proclamarse Sub Campeón Olímpico en las Olimpiadas de Barcelona 92. 

El Potro comenzará mil novecientos ochenta y siete como el año anterior, haciendo su primer combate en el mes de marzo pero esta vez el día siete, ocho días antes de cumplir su primer año como boxeador profesional, haría su cuarta defensa del Campeonato de España ante Salvador del Pino, boxeador canario que se presentaba con tan solo una derrota en nueve combates, derrota que cosechó tras la disputa del Campeonato de España del peso pluma ante Luis de la Sagra. 

El monarca español dio buena cuenta del canario, venciendo por la vía rápida en el tercer asalto al bueno de Salvador ante su público en Madrid. Tras esta defensa volvería poner el Campeonato de España en juego, en combate de revancha ante José Antonio Hernando en la localidad madrileña de Collado Villalba. Por sí en el primer combate cuando Poli le arrebató el cinturón de Campeón de España pudo quedar alguna duda, en ésta ocasión venció por K.O. en el noveno asalto. Hernando venía de perder por puntos en Dinamarca, en su única oportunidad de conquistar el Campeonato de Europa ante el que sería también "víctima" del Potro de Vallecas, el peligroso Gert Bo Jacobsen.

Tras cuatro victorias más ante "jornaleros del ring", volvería a poner en juego el Campeonato de España, en Palencia y por última vez. En esta ocasión el aspirante sería Jose María Ibañez Arenas, el cual caería en el tercer asalto ante su público y el palenciano no pudo continuar la contienda. 

Policarpo Díaz Arévalo se había convertido en un fenómeno no solo en el mundo del pugilato, sino también en un fenómeno social. A finales de año, Enrique Sarasola se convertiría en su promotor y junto a su inseparable Ricardo Sánchez Atocha, el Potro ansiaba cabalgar y reinar en todo el continente. 

Tras su victoria en Palencia ante Ibañez, logró también por la vía del cloroformo imponerse a los franceses Roland LeClercq en el segundo asalto y Madjid Madhjoub en el tercero, pero antes de noquear a Madjid, también dio buena cuenta del alemán Konrad Mittermeier al cual derrotó también en el segundo asalto. Lo cual hacía un récord de veintidós combates, con veintidós victorias, catorce por K.O. y ocho por puntos. 

Gert Bo Jacobsen, tras su victoriosa defensa del cetro europeo ante el italiano Claudio Nitti, renuncia al Campeonato de Europa para disputar el Campeonato Mundial de la Federación Internacional de Boxeo (IBF), por lo que la EBU nombra como aspirantes al Título continental a Luca de Lorenzi y a nuestro Campeón el Potro de Vallecas, Poli Díaz. 

El combate se celebraría en Italia, en la localidad de Chiavari, localidad de Luca. El Campeón italiano se presentaba con un récord de veinticuatro combates, con tan solo una derrota en su segundo combate por descalificación. En sus veintitrés victorias dieciocho de ellas fueron antes del límite (diecisiete K.O. y una por descalificación del rival). Boxeador técnico con una derecha más precisa  que poderosa, que también, competía ante sus paisanos en su localidad natal. Todo estaba en favor del italiano para que se coronara como monarca europeo. 

En un abarrotado recinto, los "tifosi" de Lorenzi no dejaban de jalear en todo momento a su Campeón, como no podría ser de otra manera. Poli Díaz, lejos de amilanarse por el ambiente, estaba muy concentrado y no le influyó para nada el ambiente hostil, sino todo lo contrario. Una pequeña "colonia" española se hacia notar el grito de ¡Poli, Poli!, pero que rápidamente era silenciada por los tifosi. 

Nada más comenzar el combate, el Potro recibe a Luca con un crochet largo de izquierda como carta de presentación. El italiano estudiaba a un Poli Díaz que salió presionando desde el primer momento, como esperando el fallo del español para golpear a la contra. Ya en el segundo asalto Luca de Lorenzi no logra solventar el ataque del Potro e inca la rodilla en la lona por primera vez, recibiendo la correspondiente cuenta de protección por parte del  árbitro Sr. DuCrocq. 

Luca de Lorenzi, logra reponerse, y continuar el combate. Poli Díaz cual potro desbocado se va en ataque frontal hacía el italiano para tratar de poner fin a la contienda en ese mismo asalto. Sin embargo, el italiano dio muestras de su gran preparación y pundonor, ya que a pesar de haber caído y posteriormente encajar golpes de poder del Potro, esté comenzó a contra restar los ataques del español y el final del asalto, aunque fue claramente para Poli, fue aguerrido e igualado. Luca no iba a cesar fácilmente en su empeño de proclamarse Campeón de Europa ante su gente. 

El tercer asalto fue muy duro para ambos púgiles, Luca consciente de que iba por detrás del Potro en las cartulinas, salió al ataque y logró llegar con claridad al rostro de Poli, sin embargo, golpe a golpe Poli Díaz los devolvía todos y el K.O. flotaba en el ambiente. En cualquier momento cualquiera de los dos podría ir a la lona. 

El Palazzo degli Sport de Chiavari era un hervidero de gente gritando: ¡¡¡Luca, Luca, Luca!!!. Poli respondía también al público levantando ambos brazos y se crecía. También los levantaba cuando Luca de Lorenzi llegaba con una buena mano para demostrarle que no le había afectado lo más mínimo y así, tratar de minar  la moral de su rival. 

En la esquina transalpina Rocco Agostino comenzaba a ver con preocupación como se iba desarrollando el combate. A base de empuje y basculando el tronco además de con su juego de cuello, Poli logra entrar en la media y corta distancia Poli Díaz conectaba sus golpes y salía, conectaba y salía, desconcertando al italiano y a su esquina mientras le cortaba el aire con golpes al cuerpo y finalizando las series con golpes a la cabeza. 

Lorenzi, habiendo conocido sobradamente la pegada del Potro, comenzó a buscar sus golpes de poder desde la larga distancia, logrando impactar en el rostro de Poli, el cual se movía al rededor de las cuerdas tratando de encontrar el camino que le llevara a la corta distancia, lo cual le impedía Luca de Lorenci. 

Llegado el cuarto asalto, Poli continua por el cuadrilátero corriendo alrededor de las cuerdas y el italiano llevando la iniciativa del combate. En la mente de toda España; si Poli tendría suficiente gasolina para llegar en óptimas condiciones al duodécimo asalto, o sí incluso podría quedarse en el camino a partir del sexto. En los tres combates disputados ese año había realizado un total de siete asaltos, era una incógnita que pasaría en un combate de esta exigencia sí se fuera más allá del sexto asalto, más teniendo en cuenta el alto ritmo del combate y el esfuerzo físico que ambos púgiles estaban realizando. 

Al inicio del quinto asalto, Poli Díaz transmite calma, tranquilidad, concentración. Sigue llegando en corto a su rival a la contra para luego marcharse, mientras deja que Lorenzi le persiga por el ring. Tras un intercambio de golpes, Poli logra conectar un crochet con su mano derecha que lleva nuevamente al italiano a lona, este se levanta y recibe la cuenta de protección. El árbitro tras considerar que puede seguir la contienda después de la cuenta de ocho segundos, inicia nuevamente el asalto. Poli, a diferencia de la primera caída del adversario en el segundo asalto, no se desboca, continua lanzando el directo de izquierda al rostro del italiano hasta poder lanzar su serie de mínimo tres golpes alternando al rostro y al cuerpo. El italiano continuando con la misma tónica, sigue persiguiendo por el ring al Potro y éste en el momento preciso, lanza un crochet largo de derecha que impacta en la sien del italiano para luego lanzar un gancho de izquierda al cuerpo, y finalizar cruzando con un crochet de derecha a la cabeza, que llevaría a la lona nueva y definitivamente al italiano Luca de Lorenzi. El Potro de Vallecas, Policarpo Díaz Arévalo se convertiría así en Campeón de Europa. 
Aquel treinta de noviembre de mil novecientos ochenta y ocho, la afición boxística española, y la no afición también, estuvimos pegados a la televisión, ya que después de muchos años se volvía a retransmitir Boxeo en la TVE, en La1, y nada más y nada menos que para ver a nuestro compatriota proclamarse monarca europeo en casa de su rival, de su grandísimo rival Luca de Lorenzi. 
Con los comentarios de Don Lorenzo Sánchez Villar y la retransmisión de la cadena pública gracias a que Pilar Miró (en Gloria esté), volvió a permitir las retransmisiones de Veladas de Boxeo, fuimos testigos de una noche mágica que pasará a los anales de la Historia del Deporte español. Con veintidós años recien cumplidos Policarpo Díaz Arévalo se proclamó Campeón de Europa en Italia siendo la primera vez que compitiera lejos de su patria, algo que hay que resaltar y poner en valor.

El Potro de Vallecas, Poli Díaz se corona  Rey de Europa. 


El 23 de febrero de mil novecientos ochenta y nueve, realizaría nuestro Campeón su primera defensa de su cetro continental ante el Campeón de Francia, Alain Simoes, en Madrid. Por aquel entonces el Potro de Vallecas ya era un consolidado fenómeno social, y a las Veladas en las que él competían asistían aristócratas, intelectuales, políticos, empresarios y aquello le convirtió con el tiempo en el boxeador de la "jet set". El Potro consiguió que le Boxeo volviera a estar de moda en España. 

La primera defensa la resolvió por puntos, decisión unánime en su favor. Aquel resultado, fue muy positivo ya que sacó de dudas a los fans, que pudieron comprobar que el Potro también podría resolver de manera victoriosa sus pleitos llegando al duodécimo round. La victoria fue una gran fiesta para el Boxeo español, Enrique Sarasola lograba reunir al público más "VIP" de la sociedad española y el resto seguíamos en masa la trayectoria de nuestro nuevo ídolo. 

Gert Bo Jacobsen no logró proclamarse Campeón del Mundo, fue derrotado ante el estadounidense Greg Haugen noqueándolo en el décimo asalto. Greg era un buen campeón, si bien es cierto que perdió ante Vinny Pacienza, también lo es que venció a Hector Macho Camacho. Jacobsen había perdido sí, pero ante un boxeador de clase mundial, ante un Campeón del Mundo. Así que tras su derrota no tuvo otra opción que volver a intentar conquistar el Campeonato de Europa esta vez ante el boxeador que antes había rehuido, y al que no quería ver ni en pintura, que no era otro que el Potro de Vallecas. 

Ocho meses después de su derrota ante Greg Haugen, el danés Jacobsen arriba a Madrid. Con veintiséis victorias en su haber y tan solo la derrota cosechada en la disputa por el Campeonato del Mundo, habiendo logrado diecisietes de sus veintiséis victorias por la vía rápida, éste se presentaba como el combate más duro que el Potro afrontaría hasta la fecha. 



En una histórica noche, en el Palacio de los Deportes de Madrid, abarrotado hasta la bandera, Poli Díaz  realizaría la segunda defensa de su corona europea. 

Tras el protocolo y que sonaran los himnos de Dinamarca y España dan comienzo las hostilidades. El Potro tiende su brazo izquierdo abajo como saludo deportivo al cual corresponde el danés. Poli comienza el combate dominando el centro del cuadrilátero y lanzando su izquierda recta, conectando y conectando el uno dos a pesar de que su rival tiene una mayor envergadura, mientras el Jacobsen trata de mantenerlo a distancia lanzado también su directo de izquierda mientras baila al rededor del ring. 

Mientras Jacobsen está sentado en su rincón siendo atendido por su equipo, el equipo del Potro hace lo propio pero éste permanece de pie en su rincón sin dejar de observar fijamente a su adversario. 

En el segundo asalto el danés trata de conseguir el centro del ring sin mucho éxito, ya que Poli lo achica perfectamente y vuelve a llevar a su rival a correr por las cuerdas para no ser alcanzado por las "coces" del Potro. Con mucha precaución el Potro, conocedor de la pegada de su rival, trata de meterse en la media y corta distancia mientras Jacobsen sigue lanzando el directo de izquierda. 

Pronto el Potro, logrará lanzar un buen crochet de izquierda al cuerpo para después lanzar un golpe recto de derecha al rostro de Jacobsen el cual dio muestras del acuse de recibo. El segundo asalto también fue para Poli ya que conectaba la mayoría de sus golpes, llevaba la iniciativa del combate, y además bloqueaba con su mano derecha la mayoría de directos que lanzaba el danés. 

Ya en el tercer asalto, un ataque de Poli Díaz en el que le lanza primero un crochet largo de izquierda, luego un uno dos, y posteriormente se lanza a por él, con golpes curvos en la media distancia, el danés simula haber recibido un cabezazo del Potro, el Sr. colegiado le invita a seguir compitiendo y éste logra de esa manera antideportiva ganar unos segundos muy importantes ya que había acusado los ataques del Potro y recibió el abucheo del respetable. 

Al comienzo del cuarto asalto Jacobsen procura seguir puntuando con los directos de izquierda y mantener al Potro a la larga distancia, Jacobsen estaba por poco margen por encima en las cartulinas ya que conectaba más golpes con la izquierda pero los del Potro eran más contundentes. El quinto asalto sería en la misma tónica. 

En el ecuador del combate, el público que abarrotaba el Palacio de los Deportes de Madrid comenzó a corear el nombre de nuestro Campeón. El Potro  parecía que estaba esperando su momento, que buscaba el K.O. Cuando el danés comenzaba a crecerse y tomar la iniciativa con su directo de izquierda por delante, Poli Díaz conectó una contra de derecha a la mandíbula de su rival, tras sacar  nuevamente el danés la izquierda recta. La contra del Potro le mandó a la lona. El árbitro comenzó la cuenta y el danés se levantó bastante dañado, consciente de ello él mismo, se dirigió a su rincón y el árbitro dio por finiquitado el combate. 

De ésta forma, Poli Díaz seguía reinando en Europa. Gert Bo Jacobsen en su tercer intento, lograría coronarse Campeón del Mundo de la Organización Mundial de Boxeo en la categoría del peso welter ante el estadounidense Manning Galloway, sin embargo nunca quiso volver a enfrentarse al Potro de Vallecas. 

Madrid y España entera festejarían a lo grande aquella victoria. El Potro se sentía imparable, y tras él comenzaban a empujar fuerte un Lince de Parla y un Cazador de Córdoba entre otros. 

El Boxeo español salía de la UCI y se comenzaba a recuperar en observación. 



Policarpo Díaz Arévalo: Boxeador.

Policarpo Díaz Arévalo: Campeón. 















miércoles, 7 de febrero de 2018

EL TIGRE DE ALFARA

Hoy siete de febrero de dos mil dieciocho, se cumple el ochenta y cuatro aniversario de la conquista del Campeonato de Europa del peso semipesado de un gran boxeador español, conocido popularmente como el Tigre de Alfara. 

Nuestro protagonista, José Martínez Valero, nació el catorce de octubre de mil novecientos once, en Alfara del Patriarca (Comunidad Valenciana). Era un joven con un gran condición física, de cuerpo fuerte y atlético, a la temprana edad de diecisiete años, debutó en un combate como invitado. En aquella Velada, se invitaba a un aficionado a enfrentarse a un boxeador profesional a la distancia de seis asaltos. Se inscribió y venció. 


Esa contienda hizo que el manager Sr. Nicolás Calvo viera el potencial que tenía aquel chico, por lo que le planteó que fuera a entrenar a su gimnasio y le instruyó en el noble arte de las "por entonces" doce cuerdas. 



En menos de dos años realizó con éxito una treintena de combates, obteniendo veintiocho victorias y dos nulos. En los combates de revancha ante los boxeadores que lograron combate nulo, Raga y Canudas, venció en ambas revanchas despejando las dudas que pudieran haber surgido en el pleito anterior. 



Esta meteórica trayectoria le lleva a ser nombrado coaspirante oficial al Campeonato de España, junto al boxeador vasco Antonio Gabiola. Ya que el Campeón de España Mateo de la Osa, perdió el Título nacional por no defenderlo puesto que se marchó a los Estados Unidos, donde  cosechó Mateo de la Osa grandes triunfos, incluso  en el mítico Madison Square Garden.



El veintinueve de marzo de mil novecientos treinta,  Martínez de Alfara o el Tigre de Alfara como se le conocía en el mundo pugilístico, boxeó por vez primera en la Plaza de Toros de Valencia con un Título en juego. En sus combates, llegaba a congregar hasta veinte mil personas y era un verdadero ídolo en toda la Comunidad Valenciana. 



El combate estaba resultando duro y nivelado, tanto Gabiola como Martínez de Alfara se iban imponiendo en distintas fases del combate, desarrollándose todos los asaltos en la corta o media distancia. 

Ya en el octavo asalto, Gabiola fue amonestado por un golpe bajo. Continuó la acción y volvió a ejecutar un golpe, que se fue bajo también e impactó en la coquilla. Martínez de Alfara acusó el golpe y tras el minuto de recuperación reglamentario el Tigre no se recuperó para poder continuar la contienda, por lo que Antonio Gabiola fue descalificado y como consecuencia, Martínez de Alfara se proclama así, Campeón de España con dieciocho años ante su parroquia. 



Tras la proclamarse Campeón de España, realiza otros diez combates obteniendo nueve victorias y un combate nulo. El combate nulo sería ante Edelmiro Otero, boxeador con quien realizaría su primera defensa en la cual logró retener el cinturón de Campeón de España con idéntico resultado que cuando conquistó el Título nacional, por descalificación de Edelmiro Otero. 



Imbatido en cuarenta y un combates el Tigre de Alfara tiene la oportunidad de proclamarse Campeón de Europa, siendo nombrado coaspirante oficial junto al boxeador alemán Ernst Pistulla.



El promotor Salvador Pont Ripoll logró ganar la subasta del Campeonato y llevar su disputa a Valencia. Al igual que Valencia, también pujaron Barcelona y Berlín entre otras capitales europeas por ser sede de este Campeonato de Europa.



Nada más sonar la campana Martínez salió en busca de su adversario dejando claro que quería ganar el combate desde el primer asalto. Llevando la iniciativa, fue desfogándose asalto tras asalto, ofreciendo una gran combatividad y espectáculo a la afición que llenaba el coso valenciano. Por su parte Pistulla se dedicaba a bloquear los ataques del Tigre de Alfara y a puntuar sin perder la cara a combate en ningún momento. 



Tras los doce asaltos, el alemán resultó vencedor por puntos, en decisión dividida. Dicho resultado, provocó una enorme protesta del respetable, que lanzó almohadillas al cuadrilátero, y en medio de una enorme protesta parte del público trató de agredir al  réferi de la contienda. 



Estos hechos fueron sancionados por la Federación Internacional de Boxeo, prohibiendo la organización de Campeonatos internacionales a la ciudad de Valencia durante un periodo de tiempo. 



Perdida la imbatibilidad, Martínez de Alfara se mide a Emilio Bernasconi, boxeador italiano de gran calidad  contra el que no solo vuelve a perder sino que lo hace por K.O. 



Después de la segunda derrota consecutiva, obtiene una victoria ante Merlo Preciso y una derrota por descalificación ante Luis Logan. Esta racha de resultados provoca que la afición especule sobre el estado de forma de su ídolo y se genere el debate sobre sí volvería a la senda de las victorias como el Tigre les tenía acostumbrados. 



Vuelve a competir con el Campeonato de España en juego, enfrentándose al gallego Edelmiro Otero, saliendo victorioso el púgil de Alfara ante su público por puntos. A partir de éste combate encadena un total de cinco victorias consecutivas más, que le llevan a la segunda oportunidad de proclamarse Campeón de Europa. En estas victorias destacan la revancha ante el italiano Emilio Bernasconi al que logra vencer por puntos, y las victorias ante los franceses Emile Lebrizze (en dos ocasiones), y ante Williams Thomas. 



Nuevamente enfrente tendría un alemán con dilatada experiencia en los Estados Unidos además de en su país de origen. Adolf Heuser. Adolf había aspirado contra Ernst Pistulla por los Campeonatos de Europa y Alemania en juego. Pistulla seguiría siendo Campeón al resultar combate nulo el resultado de esta contienda. 


La Plaza de Toros de Valencia volvió a ser testigo del segundo intento de Martínez de Alfara por proclamarse Campeón de Europa del peso semipesado. El Tigre como era natural en él salió decidido a dar caza al alemán, pero Heuser con un certero golpe de derecha a la contra, logró impactar en la mandíbula de Martínez y ese golpe en frío dio con nuestro Campeón en la lona. Tras levantarse a la cuenta de seis, continuó luchando pero nuevamente con la derecha conectó el alemán al Tigre, que volvió a caer y no volvería a incorporarse. 



Con veintidós años, aun se encontraba con fuerzas, las propias de la edad, para seguir boxeando y luchando por hacer realidad su sueño de convertirse en Campeón de Europa. Cambió de manager y comenzó a trabajar con el Sr. Juan Tomás. 



Volvió a la senda de la victoria, ganando con convicción a todos los oponentes a los que se enfrentaba. De nuevo compitió con el Campeonato de España en juego, venciendo a Santiago Morales, y dejando claro que era el mejor semipesado de España. 



Once victorias consecutivas, incluida la victoria por el Campeonato de España consigue que nuevamente dispute la corona continental. Con sesenta y tres combates, cincuenta y seis victorias, cuatro derrotas y tres nulos, José Martínez Valero, Martínez de Alfara, el Tigre, está decidido a proclamarse Campeón de Europa ante el belga Leonard Steyaerd. 



Tal día como hoy, un siete de febrero pero de mil novecientos treinta y cuatro, el Teatro Circo Olimpia de Barcelona sería testigo de una noche gloriosa e histórica para el pugilismo español en general y el valenciano en particular. 



El combate hasta el quinto asalto estaba siendo controlado por el boxeador belga, pero a partir de ese momento Martínez de Alfara comenzó a boxear de forma impetuosa y atacando sin dar cuartel al rival, como había hecho en ocasiones anteriores pero esta vez no desde el primer asalto. Esta vez supo esperar su momento. 



El valenciano pasó a dominar de forma clara y contundente, apuntándose el Tigre a base de certeros y demoledores zarpazos, asalto tras asalto hasta el decimoquinto. Tras los quince asaltos, de manera unánime el Tigre de Alfara fue proclamado Campeón de Europa. Por primera vez Valencia tenía un Campeón de Europa y por primera vez, un español se proclamó Campeón de Europa de peso semipesado. José Martínez Valero había hecho Historia. 



Tras ésta histórica victoria, boxearía el Campeón de Europa en Valencia ante el canadiense Del Fontaine al que venció por puntos. Ese mismo mes de marzo se traslada a Francia para exponer su corona europea ante el francés Marcel Thil.



Marcel Thil era uno de los mejores boxeadores del momento a nivel mundial. No en vano, era Campeón Mundial y Campeón de Europa del peso medio. 



En el Palacio de los Deportes de París, el Tigre de Alfara se enfrenta al Campeón Europeo y Mundial medio (en aquel tiempo se podían ostentar ambos Títulos al mismo tiempo, sin tener que renunciar al continental para hacer el mundial), con noventa victorias, veinte derrotas y nueve nulos. 



Abarrotado el Palacio de los Deportes de París, comienzan las hostilidades sobre el cuadrilátero. En un combate muy igualado pero venciendo por poco margen de puntos el púgil francés. El Tigre quizás cegado por la desesperación, consciente de que la victoria se le escapaba y por consiguiente, su corona que tanto le costó conquistar, en el décimo tercer asalto comenzó a lanzar golpes ilegales. El árbitro, tras observar los reiterados golpes bajos de Martínez, detiene el combate y descalifica a nuestro Campeón. 



Tras perder la corona continental, Martínez de Alfara, sigue boxeando en España logrando seis victorias, una derrota y un nulo en durísimo combate ante Ignacio Ara.



Después de esta serie de combates realiza nuevamente el Campeonato de España. Llevado a cabo en el Gran Price de Barcelona, el Tigre de Alfara logra nuevamente proclamarse Campeón de España ante Santiago Sola al que vence por K.O..



Esta sería la última vez que nuestro Campeón compitiera por un Título. Tras unos cuantos combates más, boxeó en Francia en diversas ocasiones  para después lograr importantes victorias en el mítico Luna Park bonaerense. 



Llegó exiliado a Argentina debido a la Guerra Civil. Realizaría combates con los mejores púgiles argentinos entre mil novecientos treinta y ocho y mil novecientos cuarenta y tres. Era obvio que José Martínez Valero ya no estaba en su plenitud deportiva. 


Una vez reunida su familia en Argentina con él y colgar sus guantes, José Martínez ejerció de entrenador en el gimnasio Bristol en Mar del Plata, dirigiendo la carrera de importantes boxeadores argentinos. 



José Martínez Alfara: Boxeador.



José Martínez Alfara: Campeón. 

viernes, 26 de enero de 2018

SALVADOR SÁNCHEZ




Tal día como hoy, nació en Santiago Tianguistenco (México), Salvador Sánchez. Falleció a los 23 años de edad en accidente de tráfico. Tuvo tiempo de convertirse en Campeón Mundial del peso pluma, y defender su Campeonato Mundial en doce ocasiones. 

Logró un record de 44 victorias (32 K.O.), 1 derrota y un combate nulo. 

Su última victoria con el Campeonato Mundial en juego fue ante el mítico boxeador ghanés Azumah Nelson.

Felicidades Campeón.

DURÁN Vs LEONARD FRENTE A FRENTE, 36 AÑOS DESPUÉS.







domingo, 21 de enero de 2018

GABRIEL "THE HANDSOME MAN" CAMPILLO

El popular barrio madrileño de Vallecas, puede presumir de tradición boxística, y de haber "parido" a muchísimos boxeadores, entre los que  destacan : Antonio Ruiz "el Emperador de Vallecas" (Campeón de España, Campeón de Europa, primer boxeador español en conquistar un título continental); José Durán, vallecano de adopción (Campeón de España, Campeón de Europa y Campeón Mundial), vivió sus mayores éxitos deportivos desde que llegó a Vallecas;  Poli Díaz "el Potro de Vallecas" (Campeón de España, Campeón de Europa, aspirante oficial al Campeonato del Mundo); y nuestro protagonista de hoy, el Chico Guapo Gabriel Campillo.

Campillo debutó como amateur en el año 2.000, ese mismo año se proclamó medalla de Oro del  Campeonato  de la Comunidad de Madrid. Esta medalla de Oro le hizo soñar a un jovencísimo Gabriel, que contaba tan solo con veinte años, con superiores metas y las logró. En 2.002 logra proclamarse medalla de Oro del Campeonato de España. Puso punto y final a una corta pero intensa y exitosa carrera en el Boxeo Olímpico, con un total de 23 victorias en 25 combates, y un Campeonato autonómico y otro nacional en su palmarés.

Daría el salto al campo profesional, debutando ante el también debutante, el lituano Artura Margis en el Pabellón Polideportivo Juan José de Guadalajara. Allí obtendría su primera victoria en el tercer asalto de un combate pactado a cuatro.

Meses después se reeditaría el combate, teniendo Artura Margis la posibilidad de tomarse la revancha ante The Handsome Man el "Chico Guapo" de Vallecas.

En este combate, también pactado a 4 asaltos, Gabriel Campillo volvería a obtener la victoria en esta ocasión por puntos, sumando así la segunda victoria en su segundo combate. Tras esta segunda victoira lograría siete más, que le llevarían a disputar su primer Título.

El tres de diciembre de 2.005, Gabriel Campillo disputaría su primer  Campeonato de España ante el entonces Campeón, el canario Juan Nelongo en Santa Cruz de Tenerife. Nelongo no pudo superar a Gabriel Campillo, el cual hizo gala de una gran técnica y superior estado de forma.

Campillo fue sumando asalto tras asalto, haciendo gala de un boxeo técnico con gran estilismo, boxeando al rededor del Ring y dejando una y otra vez a vista de todos, las carencias de un Nelongo que en ningún momento fue capaz de preocupar a la esquina de Campillo. Tras diez asaltos la victoria por puntos fue unánime y España tenía nuevo Campeón semipesado.

Tras pasar un año alejado de los cuadriláteros, vuelve a reaparecer en 2.007 ante el portugués Fernando Fernandes, venciendo nuestro Campeón por K.O. en el tercer asalto, para dos meses después volver a competir con Nelongo, con el Campeonato de España del peso semipesado en juego, esta vez en Madrid, en sala/gimnasio del Rayo Vallecano, venciendo en esta vez antes del límite, concretamente en el quinto asalto.




Invicto en doce combates y siendo doble Campeón de España, le llega la oportunidad de disputar su primer Título internacional. Se trataba del Campeonato Inter-Continental del peso semipesado de la WBA (Asociación Mundial de Boxeo). Un Título que estaba vacante y que como coaspirante oficial disputaría ante el otro coaspirante, el ucraniano Vyacheslav Uzelkov.

El ucraniano también invicto en dieciséis combates, contaba con una mayor experiencia que nuestro Campeón por su dilatada carrera en el Boxeo Olímpico, así como por su experiencia internacional, habiendo debutado y vencido ya en Estados Unidos ante  Jonathan Embry por K.O. en el primer asalto.

Gabriel viajó hasta Kiev, a casa de su rival con su equipaje lleno de sueños e ilusiones, sin embargo cosechó su primera derrota la cual fue antes del límite, en el sexto asalto. Aquella derrota seguramente le valió de enseñanza mucho más, que todas las victorias obtenidas hasta el momento. 

Tras aquella derrota, Campillo cosecharía cuatro victorias que le llevarían a disputar el Campeonato de Europa. También le tocó viajar a casa del rival, la del entonces Campeón de Europa e invicto Karo Murat. Difícil empresa la que tenía nuestro Campeón en Alemania. Finalizados los doce asaltos, escuchó como dos jueces daban victorioso al alemán con un ajustado 115/113, mientras otro juez, el finlandés Esa Lehtosaari dio combate nulo con un 115/115.

Teniendo en cuenta que Karo Murat boxeaba en su casa, ante su público y que era el monarca europeo, y sabiendo lo fácil que es perjudicar a nuestros boxeadores por esos cuadriláteros de Europa, Campillo no debió sentirse derrotado, porque no perdió. A la tercera sería la vencida. . .

Y llegó. . . Llegó el año de Gabriel, el año 2.009.

Seis meses después de que los jueces le dieran por derrotado en Alemania ante Karo Murat con el Campeonato de Europa (EBU) en juego, Campillo se desplaza hasta Kokkedal, Dinamarca.

En juego el Campeonato de la Unión Europea (EU-EBU), que exponía Lolenga Mock, un rocoso y peligroso boxeador danés de origen congoleño, que contaba ya con una dilatada experiencia en la élite del boxeo mundial y se presentaba aquella noche con un palmarés de veintiocho victorias, once derrotas y un combate nulo. Habiendo logrado los títulos de: Campeón de África, Campeón Inter-Continental WBO, Campeón de la Unión Europea.

Aquella noche Campillo no estaba dispuesto a regresar a casa sin su primer Título internacional. Hizo gala de su depurada técnica y gran estado  físico. Dominó el combate de principio a fin, venciendo de forma unánime. 113-115, 114-115, 111-116 en favor de nuestro Campeón. Campillo, volvía a poner de manifiesto, que estaba entre los mejores semipesados del mundo. 

Tres meses después, de conquistar el cetro de la Unión Europea, The Handsme Man, se desplaza hasta la tierra del gran Carlos Monzón, la provincia de Santa Fe, Argentina. Allí le esperaba el combate más importante de su vida.

Se enfrentaría al boxeador argentino y Campeón Mundial semipesado (WBA), Hugo Hernán Garay. El Campeón Mundial Garay se presentaba con treinta y dos victorias, diecisiete de ellas por la vía del cloroformo, y tan solo tres derrotas. Garay, había ganado el Campeonato del Mundo al derrotar al ucraniano Yuri Barashian.

A partir del quinto asalto, Hugo Hernán Garay dio muestras de su agotamiento. Gabriel "Chico Guapo" Campillo, comenzó a contrarrestar la ventaja de "Pigu" Garay, manteniendo con golpes rectos alejado a Garay y haciendo gala de una gran defensa, ante el abarrotado Club Libertad de Sunchales, viendo el público como el zurdo español se crecía a la vez que la figura de su ídolo se iba empequeñeciendo asalto tras asalto. 

Ya en el sexto asalto, Campillo tomó el dominio total del combate,  llegando con facilidad con el jab  de izquierda, y lanzando combinaciones con golpes rectos y curvos que llegaban a su rival. El séptimo fue también de dominio de nuestro Campeón, y el público comenzó a dudar de que su púgil, pudiera salir victorioso y retener el cinturón de Campeón Mundial. Campillo estaba físicamente pletórico y el argentino no tenía fuelle para seguir el ritmo de combate impuesto por el de Vallecas. 

Dominio de todas las distancias, esquiva y defensa perfecta ante los desesperados ataques del "Pugi". Con su rostro dando muestras del castigo que estaba recibiendo por parte del aspirante Campillo, hacía presagiar una noche histórica para el Deporte español ya que sería la primera vez que España contaría con un Campeón Mundial del peso semipesado. 

Los siguientes asaltos transcurrieron con la  misma tónica, asalto tras asalto, Campillo acercaba su sueño a la realidad. Controlando perfectamente los ataques desordenados de Garay que buscaba el K.O. sabedor de que por puntos, ni una casera puntuación le hubiera salvado de la derrota. 

Tras los doce asaltos, tocaba esperar la decisión de los jueces y la publicación del veredicto. 115-114, 114-113, 114-114, favorable a Gabriel Campillo el cual se proclamaría Campeón Mundial del peso semipesado. Aquel sábado veinte de junio de 2.009, Gabriel Campillo Pessi entró así en los anales de la Historia del Boxeo y del Deporte español.  



Sin apenas tiempo para saborear el hito histórico conseguido, nuestro Campeón sigue trabajando para viajar nuevamente allende nuestras fronteras a exponer su Título de Campeón Mundial, ante el peligroso Beibut Shumenov en casa de éste, Astana (Kazajistán).


Con tan solo ocho victorias (seis antes del límite), en otros tantos combates profesionales, al medalla de Oro en los Campeonatos Asiáticos de Boxeo Olímpico, y boxeador olímpico en las Olimpiadas Atenas 2.004, se le pone en bandeja de plata la posibilidad de proclamarse el Campeón Mundial de la división con menos combates de la histoira, gesta que conseguiría, pero no esa noche. No obstante, ya había vencido a dos ex Campeones Mundiales: Montell Griffin y Biron Mittchel  (a este último por K.O. en el cuarto asalto), lo cual era más que suficiente para comprobar la calidad que el kazajo atesoraba además de su potencia de pegada.  


Gabriel como siempre, fue de menos a más en el combate, era un boxeador al que le costaba unos asasltos entrar en combate. Su fuerte estaba a partir del ecuador de la contienda. Cuando su rival comenzaba a sufrir, él comenzaba a disfrutar. Shumenov no contaba con qué como declaró Campillo, podía ganar a cualquiera en cualquier lugar: Shumenov es la sensación en Asia, pero yo tengo boxeo para ganar a cualquiera en cualquier lugar. El Campeón soy yo y al que hay que ganar es a mí. ¿Presión? Si no puedo tener a todos los míos gritando, que sean los otros los que griten en contra. Eso me motiva. Me gusta.


Con el apoyo de todo su equipo y la presencia del gran Francisco Javier Castillejo, el Lince de Parla en su esquina brindándole su apoyo, el "Chico Guapo" aguaría la noche planeada por Shumanov y su equipo, y también del Presidente del Gobierno de Kazajistán que junto a las primeras autoridades del país acudieron a la Velada para presenciar el Campeonato Mundial del peso semipesado. 


Las puntuaciones de los jueces fueron de: 113-113, 115-114, 115-111 favorable a Campillo, que volvería a España con su cinturón de Campeón Mundial. Aquella fue una victoria justa que levantó ampollas en el seno del equipo del Kazajo.



Tanto fue así, que quisieron la revancha y la consiguieron. Promovido por KZ Event Productions, con sede en Las Vegas, que es propiedad de los hermanos Shumenov, Beibut y Chingis, llevaron el combate al lugar de residencia de Shumenov y meca del Boxeo, Las Vegas en el estado de Nevada (EE.UU).


Durante varios episodios, el combate fue muy disputado, con acción protagonizada por ambos contendientes. Conforme avanzaba el combate, Shumenov se lanzaría hacia delante con golpes de poder. Campillo, por otro lado, no solo demostró ser muy buen estilista y maestro de la defensa, sino también experto en contraatacar  cuando su oponente arrojaba ataques con el objetivo de noquearle.
Durante 12 asaltos, ambos contendientes boxearon con pundonor. En ningún punto del combate hubo una pausa prolongada en la acción, y ambos  merecieron respeto por ello. Sin embargo, a medida que avanzaba la pelea, Shumenov se cansó y los contraataques de gancho corto de Campillo comenzaron a castigar a Shumenov. Durante los últimos asaltos, Campillo pareció hacer daño Shumenov, y Campillo estaba  siendo netamente superior, demostrando  su maestría en la defensa y contragolpeando siempre a su rival, como ya hemos apuntado. Pero, dos de los jueces vieron una pelea diferente, con Levi Martínez anotando el combate 117-111 para Campillo (lo mismo que el puntaje oficial de Bad Left Hook), Jerry Roth anotando el desconcertante 115-113 en el favor de Shumenov y Patricia Morse Jarman anotaron la pelea por un 117-111 completamente indefendible, a favor de Shumenov. 
Lo que es especialmente triste es que este fue el debut de Campillo en los Estados Unidos. Estados Unidos se estaba ya convirtiendo rápidamente en la "nueva Alemania" cuando se trata de puntuación cuestionable. La prensa internacional y máximas figuras del mundo del Boxeo, mostraban su sorpresa e indignación por el injusto resultado, que arrebató a Gabriel Campillo lo que era suyo. La corona mundial. 

Tal fue la indignación que provocó el resultado, que la WBA hizo un "paripé", manifestando en comunicado oficial qué revisarían el combate para analizar el resultado del mismo. No obstante, lo que se le robó a Gabriel no le fue devuelto.

Tras dos victorias en España por la vía del cloroformo, vuelve a disputar un Título. Otra vez en Alemania, otra vez ante Karo Murat tres años después de su primer enfrentamiento, por el Campeonato de Europa. En esta ocasión en juego el Campeonato Inter-Continental IBF en juego. 

El alemán hacía su primera defensa, en su casa y tras la disputa de los doce asaltos, el resultado del mismo fue el de combate Nulo. Una vez más, nuestro Campeón era maltratado en suelo extranjero, pero la última gran jugarreta estaba por llegar. Nuevamente desde el país de los sueños, refiriéndose "de los sueños" a los ideales que garantizan que cualquier persona puede prosperar y tener éxito sí luchas por ello y lo mereces, Estados Unidos. Pues Gabriel luchó, vaya si luchó. 

                                      

Tras un primer asalto en que Gabriel fue derribado, dio un auténtico recital de Boxeo. Esquivando, bloqueando, dejando al rival fuera de distancia con su gran juego de piernas, y lo más importante, respondiendo con combinaciones cada uno de los ataques de Tavoris Cloud. En los últimos compases del pleito, Campillo literalmente perseguía a Cloud por el cuadrilátero, éste lejos de practicar un Boxeo de defensa literalmente huía de Campillo. 

Campillo se sabía vencedor, y  todas las personas presentes también lo sabían, sin embargo, resultó vencedor para los jueces, Tavoris Cloud, que seguiría ostentando el Campeonato del Mundo IBF. El respetable abucheó la decisión tomada y Cloud, consciente de que no había ganado ese combate, se negó a que lo subieran a hombros. A Campillo lo iban noqueando poco a poco, pero no sus rivales en el ring. 

De camino al vestuario, todo el público trataba de estrechar la mano del español, y le felecitaba por el combate realizado. 

Tras dos derrotas más en tierras estadounidenses antes del límite, se decía que Campillo tenía ya sus días contados en la élite del Boxeo. Sin embargo aun tuvo tiempo para conquistar un nuevo Título, esta vez el The North American Boxing Organization (NABO), de la WBO, Campeonato que lograría ante el estadounidense Tomas Williams Jr. que se presentaba imbatido en diecisiete combates, y nuestro Campeón le hizo conocer el sabor de la derrota, acabando con la contienda en el quinto asalto. 

Gabriel Campillo se retiraría con un total veinticinco victorias (doce de ellas antes del límite), ocho derrotas y un nulo.

A lo largo de su trayectoria logró ser: Campeón de España, Campeón de la Unión Europea, Campeón Mundial y Campeón de Norte América (NABO).   

Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los grandes boxeadores de la Historia del Boxeo Español. 

Gabriel Campillo Pessy: Boxeador.

Gabriel Campillo Pessy: Campeón.

viernes, 9 de junio de 2017

Alfonso Redondo Sanz. El Fénix.

En una época en la que el Boxeo español parecía que pasó a la Historia en España, años 80, gozamos en nuestro país de siete Campeones de Europa: Roberto Castañón González, en el Peso Pluma; Carlos Hernández Fraile, en el Peso Superpluma; Francisco León, en el Peso Ligero; Antonio Guinaldo Segurado, en el Peso Superligero; Alfredo Evangelista, en el Peso Pesado; Policarpio Díaz Arévalo,  en el Peso Ligero.


Más otro Campeón. En un época en la que la prensa deportiva y general dio la espalda al pugilismo español por decisiones políticas (en mi opinión personal), cuando el Boxeo era uno de los dos deportes mayoritarios de nuestro país dos décadas antes junto al futbol, y era portada habitualmente en los principales periódicos deportivos de nuestro país por las gestas deportivas de nuestros boxeadores dentro, y más allá de nuestras fronteras.

Hablamos de un boxeador madrileño,  de Leganés desde los once años,  con orgullo español, el cual era derrochado por todos los cuadriláteros de España y Europa haciendo bueno su apodo de El Fénix ( imagino, que aludiendo al mito del ave Fénix, que alimentó varias doctrinas y concepciones religiosas de supervivencia en el "más allá", pues el Fénix moría para renacer con toda su gloria ), y de la misma forma él resurgía.

Hizo resurgir a una afición española que sin tener en aquella época acceso a la información boxística de la que gozamos hoy en día a través de internet,  redes socialaes, y medios especializados, se dependía de lo que la prensa quisiera informar. Lo cual hacía más meritoria a esa afición que se buscaba la vida, para seguir la carrera de un boxeador, que fue fundamental para que resurgiera el Boxeo en nuestro país en los años 90, con el esplendor de los Poli Díaz "El potro de Vallecas",  Francisco Javier Castillejo " El Lince de Parla", José Luis Navarro Rivas "El Cazador", u Oscar García Cano. Nos referimos a Alfonso Redondo Sanz.

 Debutó en el Boxeo de pago con victoria, ante Alí Canthola el cinco de julio de 1.980 venciendo antes del límite.
Tras su debut, disputó diez combates más que le hicieron llegar a la disputa del Campeonato de España invicto con once victorias en su haber habiendo conseguido ocho de ellas por la vía del cloroformo.

Con tan solo diecinueve años, se enfrenta ante un maduro y esperimentado ex Campeón de Europa, y vigente Campeón de España José Ramón Gómez Fauz que contaba con diez años más y setenta y tres combates a sus espaldas. La gran promesa conoció por primera vez en su carrera la derrota y por la vía rápida. Pero eso no fue ni mucho menos motivo para tirar la toalla.

Tras esta primera contienda con un Título en juego, realiza cuatro combates, dos en España, uno en Inglaterra y otro en Portugal de los cuales obtiene tres victorias que le valen para volver a optar por el cetro nacional, en esta ocasión ante Antonio Casado.

Realizó tres combates más los cuales venció antes del límite, antes de defender su Título de España con éxito ante Fernando Sánchez, al cual venció también antes del límite. La promesa era una realidad.

En la siguiente defensa pierde el Título Nacional ante uno de "nuestros" Campeones del Mundo, Perico Fernández, pero esta derrota no es más que una motivación para el bueno de Alfonso, y vuelve a disputar el Título de España, vacante ante Antonio Casado nuevamente al que vuelve a vencer.

Lo defendería en noches que quedan para la Historia de nuestro Deporte ante boxeadores de la talla de: Diego Muñoz o Ángel Hernández. Lo que le valió para realizar su primera intentona de conquistar Europa en  ante Said Skouma.

Como su primer intento en el Campeonato de España, también fue un aprendizaje, y volvió de Francia sabiendo que lograría su meta.

Volvió a defender su "territorio" nacional con éxito en dos ocasiones, lo cual le llevó hasta Alemania para volver a disputar el Cetro Continental Europeo. Ante José Varela, un púgil alemán de origen español, con solo tres derrotas en sus treinta y seis combates, y que en aquel momento se presentaba invicto en veinticinco, Alfonso Redondo Sanz conquista el primer Título Europeo Welter para la Gloria del Deporte Español, venciendo por abandono del alemán en  su casa, en el décimo asalto.





Alfonso Redondo se retiró siendo nueve veces Campeón de España, primer Campeón de Europa de España para el peso Welter, venciendo en cincuenta y uno de sus sesenta y ocho combates disputados, con treinta y cinco victorias antes del límite. Alfonso Redondo sin duda, fue pieza clave para que en los años 90 llegaran los Poli Díaz, Castillejo, Navarro, Angel Hernández Tajinaste (en su última etapa), entre otros, que gracias a los triunfos de Alfonso Redondo Sanz, vimos en  las nuevas cadenas con un Potro de Vallcas como protagonista, apostando nuevamente por un Deporte que pasó de ser mayoritario a olvidado. Pero que gracias al empuje, pundonor y calidad de nuestro primer Campeón de Europa Welter, el rescordo se avivó, y la llama creció.

Alfonso Redondo Sanz: Boxeador.


Alfonso Redondo Sanz: Campeón.