TRADUCTOR DE IDIOMAS

SELECCIONAR IDIOMA PULSANDO SOBRE LA BANDERA

miércoles, 26 de septiembre de 2012

EL PUMA DE BARACOA (PRIMERA PARTE)

Corría el 19 de abril de 1.943, cuando en Baracoa (Cuba), nace un puma llamado José Legrá Utría. 
A la tierna edad de seis años, José se dedica a ayudar a su madre, llevándole las bolsas de ropa sucia al río. Allí su madre Sole, lavaba la ropa de las personas mas adineradas para ganarse la vida y sacar adelante a su familia. 
A los ocho años, José ayudaba a sus padres Sole y Emelio trabajando en diversos oficios, se levantaba a las seis de la mañana. Limpiaba estancias, luego trabajaba como limpiabotas, vendía periódicos... Todo lo que fuera necesario por ayudar a su familia. 
EN EL CENTRO, JOSÉ LEGRA.
A los trece años, José comienza a frecuentar con sus amigos "La Playita", lugar de encuentro donde multitud de gente acudía para divertirse, y descubrió, que frente a la cala había instalado una especia de ring, formado por cuatro estacas que hacían las veces de esquina y doce cuerdas poco tensadas. Allí se improvisaban combates en los que daba igual la diferencia de peso u otras circunstancias, y el público presenciaba combates apasionantes en los que frecuentemente, el público por su ímpetu de animar, tumbaba las estacas y caían las cuerdas, siendo los cuerpos de los espectadores el perímetro del ring. 
Frente al mar, en La Playita, José Legrá Utría, comienza su camino hacía la gloria.
José comenzó a frecuentar el gimanasio de Boxeo que había en Baracoa en la calle José Martí, los éxitos en La Playita, convencieron al "puma" de que aquél don debía aprovecharlo, y que ese iba a ser su camino. 
LEGRÁ TUMBA A CLEMENTE SÁNCHEZ
Comenzó a boxear en las Veladas que se organizaban en el gimnasio, ya en un ring reglamentario, calzando guantes, en otras palabras, de forma legal, y las victorías comenzaron a llegar y sus fans a crecer -su primera bata fue obsequio de un comercio llamado La Campana-  desde su debut, y fue inscrito como boxeador amateur en el distrito federativo de Baracoa Oriente.
Pronto Baracoa se le queda pequeño y se instala en La Habana primeramente, para mas tarde ir a Santiago de Cuba. En su primera temporada como amateur Legrá, consiguió un registro de 24 combates disputados con 22 victorias y tan solo 2 derrotas, una de ellas ante Vicente Núñez, al cual el Puma de Baracoa procesaba tremenda admiracion.
Gracias a su amigo Federico, consiguió ingresar en el gimnasio Ruta4, lugar donde también entrenaban entre otros, Luis Manuel Rodríguez,  Mantequilla Nápoles (Campeones del Mundo) y estuvo a las órdenes del gran preparador, Luis Sarriá. 
Su debut como profesional se produce en La Habana, ante Pedro Piñera a un combate pactado a cuatro asaltos, logrando la victoría por puntos. Sería la primera de doce victorías en trece combates, el otro resultaría combate nulo ante Bobby Luis. Prosiguió contando sus combates por victorías, y  Legrá fue designado para disputar el Campeonato Nacional de Cuba. Por aquel entonces, El Puma de Baracoa ya era idolatrado no solo en su localidad natal, sino en todo el país.
Tras derrocar Fidel Castro, mediante golpe de Estado, al mandatario Fulgencio Batista, el nuevo régimen, dictó una norma en la cual abolía el profesionalismo en el Boxeo, la cual entró en vigor apenas 15 días antes de que José Legrá disputase el Campeonato de Cuba. José Legrá consiguió que las autoridades cubanas, le concedieran un permiso para que continuara  con su carrera profesional en el extrangero.
Panamá, México y España, ofrecieron al Puma la posibilidad de continuar su carrera como boxeador profesional, finalmente el Puma, se traslada a España.
Nada más llegar a Madrid es recibido por Kid Tunero -al cual tuve el honor de conocer en Barcelona, cuando tuvimos mi primo Eduardo y yo,  el honor de ser recibido por el grandísimo entrenador Don Pedro Caballero-. Evelio Mustelier (Kid Tunero), se volcó en todos los aspectos para que José Legrá, se adaptara lo mejor y más rápido posible. Le presentó a personas y entre todo, consigueiron que José, se sintiera como en casa, aunque no dejaba de añorar la suya.
Tras inscribirse en la Federación Española de Boxeo, José Legrá, prometió al por entonces presidente el Sr. Vicente Gil, conquistar para España el Título de Europa y el Título Mundial.
Pronto, comenzaría a entrenarse en el Palacio de los Deportes de Madrid, como objetivo inmediato su debut en España ante el marroquí  Ben Leyachi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada